¿El robot como máquina curvadora?

Mejora la automatización y sirve para el aprovechamiento específico en conceptos de manejo

En muchos sectores se mantiene la tendencia a flexibilizar los procesos de mecanización a base de un alto grado de automatización. Sin embargo, a pesar de toda la capacidad de innovación y rendimiento que tienen estos sistemas persisten las preguntas: ¿Cuándo y cómo resulta conveniente automatizar? ¿Es el robot un medio para conseguir el objetivo o es el factor determinante?
Stefanie Flaeper, Directora gerente de transfluid tiene las respuestas. Esto se debe a que nuestros especialistas en alta tecnología de deformación de tubos llevan muchos años desarrollando las soluciones ‘t-motion’ para la automatización de procesos en los más variados ámbitos de aplicación. ‘‘Aunque toda automatización sea bienvenida, siempre surge la cuestión del aprovechamiento, porque los motivos que llevan a la decisión de realizar un proceso automatizado son muy variados. A veces, puede ser la de obtener una calidad independientemente del trabajador y la capacidad del proceso. En otros sectores o aplicaciones el punto central es la reducción de costes. En estos casos se requieren muchos conocimientos para sacar lo mejor, desde los componentes de deformación hasta el manejo’’, explica Stefanie Flaeper.

La cuestión del manejo correcto

transfluid cuenta con una amplia cartera de productos para la aplicación de las células de producción desarrolladas a nivel individual. Las posibilidades de automatización siempre se han aprovechado de forma consecuente con la integración de tecnologías probadas para doblar o transformar tubos. Si, por ejemplo, es necesario separar desde el comienzo, la cortadora de tubos orbital de transfluid es la solución ideal para continuar directamente con la deformación posterior. Así, por ejemplo, es posible realizar sin paradas procesos de conformado en los extremos del tubo y curvar los tubos ya conformados.
Entre las múltiples posibilidades, como por ejemplo los sistemas de medición ópticos o de marcaje integrados, figura principalmente la explicación de la cuestión general del montaje del sistema de manejo. ‘‘Los robots son una opción, la otra puede ser por ejemplo un sistema linear de 4 ejes accionado servoeléctricamente. Ambos sistemas tienen su encanto, como cuando se trata del sistema linear definitivo, los tiempos de manejo, los tubos cortos o una mecanización antes del proceso de doblado’’, dice Stefanie Flaeper. En comparación con el robot en especial, las ventajas de los sistemas lineares están en su mayor velocidad y en que son más fáciles de programar. ‘‘Los sistemas lineares aumentan el grado de aprovechamiento de las máquinas a las que van conectadas. Como contrapartida a esto, un robot es mucho más flexible. Al menos cuando se trata de doblar tubos de forma automatizada’’, explica Stefanie Flaeper.

El robot como máquina

Un concepto que complementa a los avanzados sistemas de automatización ‘t motion’ de transfluid sirve como opción para aplicar el robot no solo como manipulador sino también como máquina. ‘‘En un proyecto actual teníamos encontrar una solución y decidirnos por instalar una dobladora y automatizarla mediante un robot o utilizar simplemente la posibilidad de aplicar el robot como máquina’’, dice Stefanie Flaeper.
Para realizarlo, los ingenieros de transfluid solo necesitaron dotar al robot de una dobladora.
Esta dobladora-robot puede doblar a derechas e izquierdas en una sola operación. Además es extremadamente flexible principalmente cuando hay que doblar tubos largos o en combinaciones de manguera flexible y tubo rigido, por ejemplo, en las cuales la manguera ya está montada antes del proceso de doblado.
Automatizado sin cambio de utillajes ni vibraciones
Permite curvar diversos diámetros de tubos sin cambiar los utillajes, ya que de esta manera los cabezales de doblado también pueden disponerse con varios niveles. La ventaja de este tipo de sistema de doblado y robot está claro: Los tubos largos pueden doblarse de forma automatizada sin grandes vibraciones y la velocidad del doblado se mantiene relativamente constante durante toda la longitud. El robot de la empresa viene equipado con un manejo para los tubos compuesto de un cartucho y su transferencia a una bandeja después de la mecanización. Esto permite doblar sin mandril tubos de acero de hasta 22 mm de diámetro.

Los robots doblan también tubos ya conformados

Más allá de los métodos de doblado tradicionales, ya hay disponible otro proceso para doblar tubos con mandril interior mediante robot. Esto resulta interesante cuando las piezas ya se han doblado previamente en ambos lados, por ejemplo. El robot ya puede comenzar a doblar por los dos lados. Este concepto de transfluid abre una posibilidad impresionante que permite doblar a ambos lados hasta lograr la forma final sin necesidad de longitudes adicionales.

La programación es cosa del pasado

‘‘La programación robótica supone para muchas empresas un obstáculo plenamente justificado. Por eso lo hemos simplificado y simplemente eliminado de nuestros sistemas con doblador de robot’’ subraya Stefanie Flaeper. En las instalaciones de transfluid se cargan las coordenadas del CAD y así el robot sabe dónde tiene que doblar. Además, permite conexiones a sistemas de medición y aplicar de forma muy sencilla una corrección manual, ya que el robot se maneja mediante un control de curvadora totalmente normal. Esto permite que el aprovechamiento del robot sea aún más eficiente.

Plug & Play

transfluid lleva desarrollando sistemas de automatización adaptados a las necesidades individuales desde hace casi veinte años mediante la conexión inteligente de sus tecnologías de deformación que abarcan desde el corte de tubos sin virutas, pasando por el conformado de extremos hasta el doblado y las opciones técnicas integradas, como p. ej., el marcaje del producto, el control del cordón de soldadura, los sistemas de videovigilancia o la inserción y fijación de componentes externos, tales como bridas. Para requisitos especiales con manejo linear que requieran rápidos ciclos o tareas universales por robot con integración completa de sistemas ajenos o funciones periféricas. Así se inicia la producción mediante 'Plug & Play'.

 

Palabras: 968
Dibujos, incl. espacios vacíos: 6.273

Persona de contacto:

Tobias Masur
PR/Media

tmasur@transfluid.de

 

Downloads

Imágenes

Doc

Volver